Bocas del Toro

20160119_135515

Para recorrer los casi 190 kms que dividen Boquete y Bocas del Toro debíamos cruzar una cordillera y llegar desde las zonas altas de Boquete hasta la costa caribeña de Bocas del Toro. Después de casi 4 horas finalmente llegamos a Almirante, el puerto de donde salen los water-taxis hacia el archipiélago de Bocas del Toro.

Las lanchas te dejan en el pueblo de Bocas del Toro, capital del archipiélago del mismo nombre, situada en Isla Colón. Esta pintoresca villa marinera de coloridas casas de madera está repleta de hoteles, restaurantes y bares de copas. Si se busca un poco de animación y oferta gastronómica, este es, sin duda, el mejor lugar para alojarse.

El gran atractivo de Bocas del Toro, sin embargo, son sus excelentes playas. Y para disfrutar de ellas hay que moverse un poco o contratar alguna excursión. Las más recomendables son las que te llevan a Cayo Zapatilla, un par de islotes con playas vírgenes y aguas cristalinas.

En el pueblo de Bocas hay decenas de agencias que ofertan excursiones a  Cayo Zapatilla y también se puede negociar el precio directamente con algún barquero. La excursión que yo realice de día completo me costo 35 dólares e incluye el snorkel en Cayo Coral, dos horas en Cayo Zapatilla, donde hay tiempo suficiente para disfrutar de sus paradisíacas playasuna visita al manglar donde habitan los osos perezosos, una visita zona que los lugareños llaman Hollywood donde se pueden ver cientos de estrellas de mar y el avistamiento de delfines en la Bahia del mismo nombre.

Otro día fui a la playa de la Estrella, conocida en inglés como Starfish Beach, situada en el otro extremo de Isla Colón. Para llegar hay que coger un autobús, que tarda media hora. El billete de ida y vuelta cuesta 5 dólares. El autobús te deja en Boca del Drago, un diminuto pueblo con cuatro casas y un embarcadero. Desde aquí se puede ir caminando hasta la playa de la Estrella en 10 minutos.

Esta playa es famosa por la gran cantidad de estrellas de mar que se pueden ver en la orilla y es también muy pintoresca: cocoteros, arena blanca y agua cristalina ideal para nadar. En un extremo de la playa hay unos cuantos chiringuitos frecuentados por lugareños en los que se puede comer langosta o pescado a la brasa.

La tercera excursión que hice en Bocas del Toro fue a las playas de Wizard Beach y Red Frog Beach, la playa de las ranas rojas, ambas situada en la Isla de Bastimentos. Aquí fui mi cuenta contratando el trayecto con un barquero, que nos cobró 5 dólares (ida y vuelta). Me llevó por la mañana y me vino a buscar unas horas más tarde.

Red Frog Beach es una playa de aspecto más salvaje y con mucho oleaje porque se encuentra en mar abierto. Cuenta con un par de hoteles básicos frecuentados por surfistas. Para llegar a la playa desde el embarcadero hay que atravesar una propiedad privada y pagar 5 dólares. La playa de Red Frog también es famosa por las ranas rojas venenosas, que le dan nombre, aunque, por más que lo intente, no vi ninguna.

Otro de los días decidí pasarlo en la Isla de Carenero, frente a Colón. Aquí también fui por mi cuenta contratando el trayecto con un barquero que me cobró 2 dolares por el trayecto de ida y vuelta hasta la isla. La islita tiene una fantástica playa donde refrescarte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s